domingo, 11 de abril de 2010

Un nuevo Sol alumbró la Campana

El pasado Sábado Santo a las 13 horas, la hermandad del Plantinar agrió las puertas y puso la Cruz de Guía en la calle, camino de la que sería su Primera Estación de Penitencia a la S. I. Catedral.

Desde muy temprano, serían las visitas que recibieran los titulares de la Hermandad del Sol, los pasos estaban montados con mucho gusto y los titulares radiaban por su belleza. Pasaron muchos curiosos que querían admirarlos, hermanos que realizarían luego su Estación de Penitencia y como no aquellos hombres que tendrían la suerte y el honor de poder pasearlos por las calles sevillanas.

El nerviosismo y felicidad por el gran día, se reflejaba en los nosotros de aquellos que dirigen la hermandad y como no la de aquellos con los que pude estar más de cerca ese día. Los costaleros por la parte que nos tocaba estábamos nerviosos por tener la responsabilidad de llevarlos y que las fuerzas nos aguantaran era un largo recorrido hasta la vuelta, además de tener el orgullo de ser lo primeros en llevarlos hasta la campana y hacer carrera oficial y por otro lado nerviosos aquellos de los que serían nuestros ojos llegado el momento (Manolo Sides, Palomo, Isaac, Alfredo, Leiva, Daniel, Manolito), nuestra labor era muy importante aguantar el peso del paso, pero el peso que deberían de aguantar ellos era aún mayor, mucho ojos estarían puesto en ellos debían de ver bien nuestro camino y cuidar de cada uno de nosotros.

Mucha era la incertidumbre que se tenía, por como de expectante estaría la Campana, era muy temprana la hora de llegada a la Carrera Oficial. Pero esta incertidumbre se disipo cuando la Cruz de Guía fue recibida por una Campana repleta con un abrazo de aplausos en un reconocimiento por su Primera Estación, por su labor, seriedad y templanza ante la llegada de tan esperado momento.

La Entrada del Cristo Varón de Dolores y Ntra. Sra. del Sol hizo brillar aún más la Carrera Oficial, su entrada seria elegante siempre andando de frente, sin regocijos como la Hermandad y sus Capataces quieren y les gusta.

La vuelta fue bastante más tranquila, pasando por el barrio vecino de San Bernardo, era el momento de sus hermanos y curiosos que querían contemplarla con toda tranquilidad.

Pero todo llega a su fin y la Cruz de Guía se planto en la puerta de su casa alrededor de las 23.30 horas, ¡era la hora de recogerse!. Momento que seguro que todos hubiéramos alargado, cuando las puertas de la nueva capilla se cerraron y los pasos se encontraban descansando en su casa, sus hijos rompieron en un mar de lágrimas de felicidad al trabajo bien hecho desde sus comienzos.

Quiero desde mi blog dar las gracias a Elena Morillo, por haberme presentado en la Hermandad del Sol.

Gracias a Manolo Sides costalero de los de antes y gran capataz y a José Manuel Palomo gran Capataz y mejor persona por haberme permitido ambos pertenecer a la magnífica cuadrilla de costaleros.

Solo me queda por decir a todos aquellos que han contribuido y colaborado en que llegue este gran día, que apunten la fecha porque entre todos hemos contribuido a un momento muy importante de la historia de la Hermandad del Sol.

1 comentarios:

E. Morillo 13 de abril de 2010, 9:18  

Gracias a ti, por querer compartir la alegría de la satisfacción con nosotros y ser parte de este proyecto que ya es realidad.

Sôl por siempre en Sevilla...

Abrazos en Cristo, Varón de Dolores y Nuestra Madre del Sol.
E. Morillo

Publicar un comentario

Back to TOP